PANTALLA & DIAL

“LE TENÍA MIEDO A YAMID AMAT POR SU CARA ADUSTA ”

edgar

Entrevista de Pantalla & Dial: Dice Melkin Buitrago
Por Édgard Hozzman Londonderry New Hampshire VII-15-017

“Arandú, el Príncipe de la Selva” y “Kalimán” fueron los primero héroes con los cuales Melkin Buitrago comenzó a soñar en su natal Tuluá con una fantasía que haría realidad. Su devoción por la radio la alimentó y la fortalecieron tres grandes de nuestra radiodifusión: Julián Ospina Mercado quien era la voz que informaba a su abuelita con el Repórter Esso, Juan Caballero con su jingle de Gillette y Armando Moncada Campuzano a quien vio y escuchó narrando la vuelta a Colombia desde el Transmóvil azul celeste.

Fue bautizado como Melkin por Augusto Salazar Urrea quien no encontró nada comercial su nombre de pila. Su vocación de comunicador la proyecto escuchando los VI

juegos Panamericanos del 71 a través de Todelar. César Tavares fue quien creyó y le dio la oportunidad de comenzar en Radio Reloj de Tuluá, como control locutor.

Hizo sus pinitos como Disc-jockey teniendo como modelo a Gonzalo Ayala y Alfonso Lizarazo. Sin embargo, tenía muy claro que quería ser locutor de noticias, por lo que no perdía oportunidad de escuchar a Andrés Salcedo y a Eduardo Aponte Rodríguez. Su sueño lo hizo realidad en Caracol Pereira donde comenzó a leer el Reportero Caracol. Escaló posiciones hasta llegar a las grandes ligas para compartir micrófono con los que fueron sus ídolos Yamid Amat, Juan Gossaín, Manolo Villarreal, Jaime Martínez, entre otros grandes.

–¿Cuál su verdadero nombre Melquisedec o Melkin?

–Melquisedec, como el enigmático rey de paz y justicia, sacerdote de Salem (Jerusalén) quien ofreció pan y vino a Abraham. Melquisedec nombre mítico y poderoso que pocas veces he usado. Melkin es mi nombre de comunicador, quien me rebautizó en 1977 fue Augusto Salazar Urrea, el inolvidable gerente de Caracol en Pereira, a él debo mucho.

–¿Quién despertó en usted el amor y pasión por la radio?

–En el hogar de mi abuelita donde crecí siempre había un receptor de radio encendido, este alimentó mis fantasías por descubrir el mágico mundo de las voces bellas que escuchaba y algún día ser parte de él.

–¿Cuál fue el primer locutor que recuerda, por qué?

–Recuerdo la voz de Julián Ospina Mercado leyendo “El Repórter Esso”. Tenía 7 años y la bella e inconfundible voz de Juan Caballero y su inolvidable “Tiene cuchillas Gillette para mañana…recuerde que en el baño no las puede comprar!”

–¿Qué transmisión radial le impacto en su adolescencia?

–El cubrimiento de Todelar de los VI Juegos Panamericanos de Cali en 1971. Pero lo más grandioso para mí en mi infancia fue ver pasar por Tuluá, la caravana de La Vuelta a Colombia. Ver a mi ídolo Cochise y ver por primera vez narrando desde la escotilla del Caracol azul celeste a Armando Moncada Campuzano…!fue algo indescriptible!

–¿Comparte la afirmación de Juan Gossaín, “Los colombianos aprendieron a oír radio, escuchando la vuelta a Colombia”?

–Cierto. Pero también cuando la familia se reunía en un ritual diario e inaplazable en torno al viejo receptor de tubos, para escuchar las radionovelas y noticieros de la época. La naciente televisión era aún inaccesible para la mayoría de los colombianos. Desde el 20 de julio de 1969 todo cambió para el ser humano, con la llegada del hombre a la luna. Y aún no nos hemos enterado.

–¿Cómo llegó a la radio?

–A comienzos de 1976, cuando esperando el resultado de mi solicitud de ingreso a la universidad, César Tabares López, gerente de Radio Reloj de Tuluá, el hizo realidad mi gran ilusión, ser locutor. Mis primeros meses fueron de

aprendizaje experiencia maravillosa. Eucario Bermúdez identificaba la emisora y la cadena a nivel nacional. Yo era locutor control, ejercía mil funciones día y noche. Recuerdo a Carlos Efrén Sánchez, Alfonso Sarmiento, Guillermo Valencia Ruiz, mis primeros e inolvidables colegas de la radio. ¿Dónde andarán?

–¿Quién le dio la oportunidad en Pereira?

–Augusto Salazar Urrea, gerente de Caracol, Pereira, fue quien me abrió los micrófonos para leer, “El Reportero Caracol”. Augusto, fue un hombre que transpiraba radio. Vivía las 24 horas del día en función de las emisoras que dirigía. Fue un ejecutivo muy importante para la Cadena Caracol y para la radio, partió tempranamente.

–¿Cuál fue su primer modelo como locutor?

–Me encantaba la radio musical y fui Disc-jockey en muchas emisoras, mi vocación radial era la de lector de noticias. Mis modelos, me encantaban las voces y estilos

de Eduardo Aponte Rodríguez, Andrés Salcedo González, Fernando Franco García, Edwin Paz García, Marino Recio, Milton Marino Mejía, Ernesto Rojas Ochoa, Jorge Antonio Vega, Julio Nieto Bernal, y por supuesto, Otto Greiffenstein. Salvo mi paisano Marino Recio quien falleció trágicamente en un accidente automovilístico en Ecuador, tuve la fortuna de compartir con todos estos grandes profesionales del micrófono, en una cabina de radio o en un estudio de grabación. Con cada uno de ellos tengo amables y gratas anécdotas.

–¿A qué edad leyó su primer noticiero?

–A los 18 años. El Reportero Caracol de La Voz del Café. Lo dirigía Cesar Augusto López Arias, un periodista muy influyente en el eje cafetero quien fue vilmente asesinado. Luego llegó al noticiero Luis Alberto Ruiz, a quien fue mi guía como lector de noticias.

–¿Por qué creyó en usted, Javier Giraldo Neira?

–Acababa de cumplir 20 años cuando me dio la oportunidad de dirigir las dos frecuencias que el gerenciaba, Radio Manizales básica del Circuito Todelar donde leía el Noticiero y Ondas del Nevado , frecuencia musical , me correspondió reemplazar a mi gran amigo, Arley Londoño. Siempre le agradeceré a Javier Giraldo su confianza en mi vocación y la oportunidad que me dio.

–¿A que Disjockey admiraba y escuchaba?

–En los años setenta Todelar era la que mandaba en sintonía en Colombia: Radio Tequendama de Bogotá, Radio Uno de Cali, Ondas del Nevado en Manizales. La voz

que se escuchaba e imponían los éxitos era la de, Gonzalo Ayala, secundado por Marino Recio, Raúl López Bastidas, Carlos Omar Saldarriaga y Jaime Echeverry Loayza en Cali. También, Armando Plata Camacho, Carlos Alberto Cadavid quienes en la emisora donde hablaban les aseguraban sintonía. Debo hacer una mención muy especial a los entrañables Julio Nieto Bernal, Jaime Martínez y Alfonso Lizarazo, quienes marcaron el norte de mi actividad como Disc-jockey.

–¿Cómo recuerda su experiencia en Discos CBS?

–Una experiencia fantástica, compartir el mundo de los artistas y su música. Esta maravillosa oportunidad me la dio un gran señor, Alberto Suárez López.

–¿A qué compañeros de Discos CBS recuerda?

–Omar Artunduaga, gerente nacional de ventas, Edgar Hozzman director nacional de promoción, Jairo Criollo, Nelson Galindo, Javier Arango Castaño, Jaime Hernández, hijo del gran tenor colombiano y su homónimo.

–¿Su escuela es de Todelar o Caracol?

–En Caracol me inicié al lado de sus grandes figuras a finales de los años 70. Descubrí el “secreto” en la producción de las radionovelas que escuchaba siendo niño. Me encantaba escuchar, “Arandú, el Príncipe de la Selva” cuyo protagonista era Carlos de la Fuente. Como anécdota, tuve la oportunidad de compartir unos tragos en inolvidables tertulias con “Arandú”. Fui afortunado al

trabajar y aprender con grandes profesionales de la época dorada de la radio, Armando Osorio Herrera, Teresa Gutiérrez, Eduardo Aponte Rodríguez, Juan Harvey Caycedo, Jorge Antonio Vega, Antonio Pardo García, Yamid Amat, Juan Gossaín, Alfonso Castellanos y Julio Nieto Bernal. Todelar fue mi gran escuela. Caracol mi universidad.

–¿Qué estudió?

–Química en la Universidad Tecnológica de Pereira, hice un seminario internacional de cine, para mí fue fundamental mi inefable e incansable amor por la literatura, la poesía y mi incondicional afición por las bellas artes: la música, el cine y la astronomía.

–¿Cómo llegó a Bogotá?

–Después de mi paso por La Voz de Antioquia, a comienzos de 1980 conocí en Bogotá al periodista Javier Ayala quien me contactó con el maestro Antonio Pardo García él me hizo una prueba de voz. Tuve algunas horas de infinita incertidumbre, pero en la tarde de ese mismo día me llamó para integrarme al equipo oficial de locutores de Emisoras Nuevo Mundo, este fue uno de los días más felices de mi vida.

–¿Con quienes compartió micrófono en Caracol Radio?

–Con los mejores locutores de la época de oro de la radio: Eduardo Aponte Rodríguez, Juan Harvey Caycedo, Armando Osorio Herrera, Jorge Antonio Vega, Gustavo Niño Mendoza, Jesús Álzate Arroyo, Fernando Calderón España, Vicente Cortez Almeida, Teresa Gutiérrez, Hernando Perdomo Ch. que fantasía de selección! Recuerdo también a Antonio Ibáñez “Una voz en el Camino” fui su locutor en varias madrugadas y al poeta Mario Rivero en el programa cultural, “Monitor de Caracol”.

–¿Cómo recuerda a Yamid Amad? ¿Lo regañó?

–Yamid fue siempre muy respetuoso con sus locutores, pero su cara adusta me impresionaba. Acostumbraba sentarse al lado del locutor que estaba al aire y pasarle una a una las cuartillas de las noticias, esto me ponía un poco nervioso y me hacía recordar a los viejos maestros que me llevaron hasta ahí. Él fue uno de ellos.

–¿De qué hablaba con Jaime Ortiz Alvear?

–Hablar con Jaime era una delicia. Un hombre de muchas anécdotas e historias las que compartía con gracia y estilo únicos. Después del trabajo aterrizábamos en el Hotel

Alexander donde vivía, para gozarnos la noche hasta el amanecer. Su compañía era una cátedra del son y la salsa. A veces se nos sumaba el cósmico impenitente, Antonio Ibáñez.

–¿Una voz noticiosa?

–En Radio, Eduardo Aponte Rodríguez y Efraín Camargo Ruiz en TV.

–¿Una voz promocional?

–Hernando Perdomo Ch en radio, Fabio Enrique Arciniegas en TV.

–¿Quién lo llevó a Radio Continental de Todelar?

–Mi maestro, Antonio Pardo García.

–¿Cómo recuerda a Manolo Villarreal?

–Un hombre jovial, amable, pletórico de sabiduría, dueño de una voz y estilo sin igual. Hace parte de lo mejor de la radio que alguna vez se oyó. Fui muy afortunado en haberlo conocido, escuchado y haberlo tenido tan cerca.

–¿Cuándo decidió dedicarse a la locución comercial?

–Después de mi paso por Radio Continental en 1985 ingresé al competitivo mundo de la locución comercial, allí estaban los más grandes, Otto Greiffenstein, Adolfo Blum, Alberto Cepeda, Gustavo Niño Mendoza, Álvaro Uribe González, Jaime Olaya Terán, Gonzalo Ayala, entre otras extraordinaria voces de las que también aprendí lo que me sirvió para escalar y lograr un lugar el que he tratado de

mantener. Desafortunadamente hoy las condiciones andan en un constante detrimento tanto para el locutor publicitario, como para el de radio.

–¿Cómo recuerda a Otto Greiffenstein?

–Un caballero en toda la extensión de la palabra, dueño de la voz y estilo más impactante que tuvo la radio y televisión colombiana.

–¿Álvaro Uribe le dio algún consejo?

–No. Pero la presencia de su estupenda e imponente voz a la hora de grabar fue siempre para mí algo fuera de serie, era una fantasía. Hoy somos muy buenos amigos compartimos ideas y opiniones sobre la literatura y el idioma. Es un gran profesional pleno de sabiduría y talento. Le tengo un profundo respeto.

–¿Por qué regresó al eje cafetero?

–Con mi esposa cumplimos en Bogotá la misión de la estructuración de nuestros hijos, con base en el amor y la educación durante 33 años. Hoy somos abuelos jóvenes que gozamos de los frutos que sembramos. Tenemos 3 bellos nietos, Susana, Santiago de 8 años y Nicolás de 1 ano. Nuestro hogar en el Quindío es el edén que alguna vez soñamos, en Calarcá donde nació mi padre.

–¿Recuerda cuántos comerciales grabó?

–No me preocupe por llevar esta estadística, pero tengo la satisfacción de haber grabado para las marcas y las agencias de publicidad más importantes del país por mas

más de 30 años. Entre otros clientes, mi voz identificó casi 20 años continuos al Banco Popular.

–¿Cuál es el número de su licencia de locución?

–Nostálgica pregunta. En aquellos tiempos existía una gran preocupación del estado por el idioma, la cultura y el reconocimiento y respeto por la audiencia. Existían tres categorías, cuando me inicié obtuve la de tercera la número 1765. La de segunda, ahora mismo no recuerdo el número. Al final logré la de Radio y TV de primera categoría con la que me identificaba siempre al comienzo y al final de las transmisiones, la 2249

–¿Los fracasos nos derrotan o nos abren el camino al éxito?

–Cada paso es una nueva oportunidad. Es inevitable, caemos, nos levantamos. Somos jóvenes en este largo proceso evolutivo. Lo lamentable es que somos conscientes del fracaso cotidiano y hacemos poco por remediarlo. Vivimos en una sociedad hecha a la medida de gobiernos corruptos. Los fracasos nos dan experiencia y sabiduría, este es el camino del éxito.

–¿Una emoción recordada en el silencio de la soledad?

–Son tantas, la que más recuerdo con nostalgia y ternura es verme acompañado por mi abuelita en un atardecer en Tuluá contemplando la luna nueva y sonando con un mundo mágico a conquistar , fantasía hoy de ilusiones de mi infancia .

–¿En el placer hay angustia?

–Son sentimientos aparentemente lejanos, pero cuando los vivimos, reímos, lloramos y hasta nos dolemos, esta es la dinámica de nuestro existir.

–¿Los corruptos en Colombia se identifican en silencio?

–Mi país está lleno de bandidos, no parecidos a los que mis primeros héroes combatían, Arandú o Kalimán, estos son reales y han convertido mi patria en un cementerio, han muerto más colombianos por la corruptela política que por las guerras que hemos tenido. Estos sinvergüenzas cínicos lo único que los mueve son los intereses personales, su egoísmo y el poder.

–¿La razón se identifica con la evolución o la creación?

–El amor nos trajo a esta dimensión, sobrevivimos y construimos para más tarde retornar a la fuente. Las angustias nos perturban en el camino del amor que nos trajo y nos alimenta día a día, los fracasos, la tristeza, alegrías, los logros son la razón de nuestro existir.

–¿La personalidad más que los principios hacen grande al hombre?

–El ego siempre está perturbándonos. El hombre aprende al mirarse a sí mismo, la experiencia le enseña a triunfar, amar, sufrir y gozar a fortalecer su personalidad. El ego es el gran sofisma. El espejo de tu alma te dirá tu verdad. .

–¿Hoy para quienes graba?

–Soy la voz de El Tiempo TV, grabó para clientes en otros países, China, Noruega, EE.UU, Centro América. Tengo mi

propio estudio de grabación y desde ahí vivo y soy feliz y le doy gracias a la vida.

–Su Playlist

–“Mediterráneo”, Joan Manuel Serrat- “Sultans of Swing” Mark Knoffler- ”La Vie En Rose” Edit Piaf- “What A Wonderful World“ Louis Armstrong – “La vida sigue igual” Sandro – “Alfonsina y el mar” Mercedes Sosa.

SE VENDE HELADERÍA Y CAFETERÍA BIEN ACREDITADA Y SITUADA EN MANIZALES

INFORMES AL CELULAR No. 313 615 72 52

 

Anuncios

Acerca de mundonoticiasmanizalescaldas

Periodista de Manizales.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s