COLOMBIA: SIN DIOS Y SIN LEY

cuidado

Por Gonzalo Quiñones Vanegas

El silogismo es un recurso gramatical compuesto por dos premisas una mayor y otra menor, con su respectiva conclusión, con especialidad en temas universales que generan un impacto social: el fariseísmo religioso; la corrupción; la persecución actual contra la iglesia católica; la mentiras oficiales, las obras inconclusas, el deterioro del sistema de salud y de justicia, entre muchos más…

En este orden, quiero aplicar el dicho popular de nuestros abuelos, al percibir que un miembro de una familia se descarrila, va por malos caminos o es la oveja negra de la casa: “ese muchacho se comporta sin Dios y sin Ley”…

Para una mayor comprensión, es tanto como caminar a la deriva, sin rumbo fijo. Es tanto como denegar la importancia de practicar una religión, o creencia. De vivir cerca, muy cerca con la virtud, la confianza, la fe, la humildad, la honradez. Compartir con los demás. De creer y confiar en un ser superior. En un Sumo Hacedor, que en mi caso es Dios, bajo la formación espiritual de la iglesia católica. Acojo con respeto las demás corrientes cristianas. La libertad de cultos es procedente y es una realidad. Ya se practica, como el respeto a la diferencia, la defensa de la vida y la dignidad humana promulgada en todos los tonos por la Conferencia Episcopal colombiana

Nos unimos a la preocupación del  sacerdote jesuita y exdirector del diario La Patria, Luis Felipe Gómez Restrepo, por la descarada e insolente determinación de los denominados ¡padres de la Patria! de borrar la consagración de nuestro país al sagrado corazón de Jesús. Dice: “llegamos al momento de la historia en el cual, en Colombia, le haremos desplantes a dios. Ese desprecio, estamos seguros, tiene sorprendidos a miles de católicos y ha trascendido que muchos cristianos convertidos están unidos y ruegan para que la persecución que vivimos hoy desaparezca y retornemos al respeto por la tradición y los orígenes dé los valores y virtudes que se hayan en el interior de cada persona y de cada comunidad.

Todo lo anterior nos inclina a preguntarnos, con el mayor desprendimiento y la más recta intención: ¿Qué nos espera a los colombianos viviendo en un país  sin dios y sin ley? en una nación que desprecia los valores, la moral y la espiritualidad, fuentes inequívocas de la trasformación de la vida personal, familiar y comunitaria.

SOMOS SOCIOS DE LA 

ASOCIACIÓN DE PERIODISTAS DE CALDAS 

Anuncios

Acerca de mundonoticiasmanizalescaldas

Periodista de Manizales.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s