LA FIFA POR LA TRANSPARENCIA

La FIFA intenta apostar por la transparencia, pero ¿será suficiente para reinventarse?

El único respiro se encuentra en la página 99. Es breve: tan solo cuatro líneas y tres oraciones entre muchas miles.

En circunstancias ordinarias, sería la declaración con menor importancia. Sin embargo, en el contexto del resto del informe que realizó Michael J. Garcia sobre la forma en que se otorgaron las sedes de las copas del mundo de 2018 y 2022, se vuelve justamente lo opuesto. El informe se mantuvo en secreto durante mucho tiempo y la FIFA lo publicó el martes supuestamente en nombre de la transparencia.

“El equipo de la candidatura de Bélgica y Holanda brindó su valiosa y total cooperación para establecer los hechos y las circunstancias de este caso”, redactó Garcia. “Los testigos estuvieron disponibles para las entrevistas, se produjeron los documentos y del mismo modo se admitieron las solicitudes para dar seguimiento. No se identificó ningún problema”.

Michael J. Garcia fue presidente del órgano de instrucción de la Comisión de Ética de la FIFA y creó el reporte sobre los mundiales de 2018 y 2022. CreditJosh Haner/The New York Times

No obstante, aparte de ese párrafo donde dice: “Aquí no pasó nada”, el informe de Garcia utiliza 430 páginas para hacer la descripción más deprimente del mundo de la FIFA, a la cual su autor llamó la “cultura del privilegio”.

Garcia describe la cobardía y la venalidad, la arrogancia y la ira, la avaricia y la codicia del órgano rector del fútbol, así como a los hombres que han llegado a dominarlo.

Lo hace de manera tan implacable que, para cuando termina, el efecto que debería producir el informe sería tan agotador, tan nauseabundo y estremecedor, que parecería levemente distópico. No solo lo es porque muchas de las exigencias que han tenido los egoístas y codiciosos guardianes del juego de FIFA son muy hilarantes.

En el informe aparece la historia de Jack Warner, quien intenta persuadir al equipo de la candidatura de Inglaterra para que contrate al hijo de su abogado, pero después se queja de que el empleo no fue lo suficientemente bueno. Warner reaccionó de la misma manera cuando Inglaterra aceptó organizar dos partidos que involucraban a la selección sub-20 de Trinidad y Tobago, mas no pensó en pagar los boletos de avión del equipo.

Jack Warner, de Trinidad y Tobago, fue presidente de Concacaf desde 1990 hasta 2011.CreditAlva Viarruel/Agence France-Presse — Getty Images

También está el asunto de Nicolás Leoz, el delegado paraguayo, quien fue muy poco convincente cuando quiso interpretar el papel de un villano de James Bond al pedir a Inglaterra la oportunidad de conocer a la reina, un título de caballero y que la FA Cup tuviera su nombre.

O cuando Michel D’Hooghe, el presidente de la Comisión Médica de la FIFA, recibió como regalo una pintura de parte de Vyacheslav Koloskov, un asesor del equipo de la candidatura de Rusia y “amigo personal cercano” del belga durante 20 años. D’Hooghe intentó mantener a raya los alegatos de corrupción al declarar que se había enterado de que la pintura no tenía ningún valor y que le disgustaba tanto que había intentado deshacerse de ella dándosela a su secretaria, a quien también le disgustaba.

Asimismo, está el caso de Harold Mayne-Nicholls, expresidente del grupo de evaluación de las candidaturas de los mundiales de la FIFA 2018 y 2022, quien intentó persuadir a la Aspire Academy de Catar, el vanguardista centro de entrenamiento del país, para que su hijo y otro jugador fueran a entrenar ahí, una solicitud tan descarada que incluso los cataríes, cuyos métodos acaparan la mayoría del informe, tuvieron que decirle que era inapropiado.

De la misma manera, encontramos a Ángel María Villar Llona —de España— y Julio Grondona —de Argentina—, miembros del comité ejecutivo, quienes se encolerizaron y se indignaron por tener que contestar las preguntas. Existen denuncias —descartadas por Garcia— de que los países que estaban compitiendo habían intercambiado votos; está el bromista que se pone en contacto para decir que Grondona y Joseph Blatter, el expresidente de la FIFA, tenían una cuenta de banco conjunta a sus nombres en Estados Unidos. Aunque esto parezca ridículo, para cuando la acusación aparece en el informe, la amoralidad de los personajes involucrados está tan normalizada —y demuestra ser tan descarada— que hasta sorprende un poco que Garcia la acallara.

Nicolás Leoz, de Paraguay, el expresidente de Conmebol, es acusado de usar su puesto para buscar el título de caballero de Inglaterra. CreditNorberto Duarte/Agence France-Presse — Getty Images

Sin embargo, a pesar de todo lo que destapó Garcia, lo que no salió a la luz —después de 18 meses de investigación y tres años de mantenerlo en secreto sin mayores explicaciones— fueron las pruebas de que Rusia, el anfitrión del mundial del próximo año, o Catar, país que albergará el torneo en 2022, habían dado sobornos para conseguir la sede.

Por el entorno en el que tuvo que trabajar, no se podía esperar que Garcia tuviera éxito. Solo un puñado de los miembros del comité ejecutivo que emitieron los votos finales, los únicos que tendrían pruebas concluyentes del soborno, aceptaron cooperar con él, y Rusia —de manera desesperada, desafortunada y totalmente accidental— destruyó todas las computadoras que utilizó durante el proceso de candidatura.

Nadie —tal vez con la excepción de los holandeses y los belgas— pudo haber leído las 430 páginas del informe y pensar que salió bien parado. Claro, nadie salvo Rusia y Catar.

EMAÚS

ROSTRO

Joseph Blatter, el expresidente de FIFA, durante el anuncio en 2010 de que Catar sería la sede del mundial de 2022. CreditWalter Bieri/European Pressphoto Agency

El martes, Catar emitió un posicionamiento en el que declaró que el informe de Garcia representaba “una defensa de la integridad de nuestra candidatura”. Vitaly Mutko, el vice primer ministro de Rusia y jefe del comité organizador de la copa del mundo del próximo año, dijo que el informe demostraba que su país “no había hecho nada que violara el código ético ni las normas y los principios generales de las reglas de solicitud de la candidatura”.

A su modo, estas reacciones fueron tan solo un indicador de los problemas que enfrenta la FIFA cuando intenta reformarse a sí misma según el contenido que viene en el informe.

Durante tres años, el informe Garcia fue un secreto. La FIFA publicó un resumen editado, y Blatter, su expresidente, dijo que eso sería todo lo que saldría del informe. Posteriormente, el actual presidente de la FIFA, Gianni Infantino, declaró que no podía hacer más porque debía proteger la privacidad de algunos de los involucrados, o por las investigaciones activas que estaba realizando el Comité de Ética de la FIFA. Durante dos años y medio, la organización obstruyó y confundió, amañó y revolvió.

Esta semana, en cuanto el periódico alemán Bild reveló que había obtenido una copia, todas esas reservas se desvanecieron milagrosamente. Cuando el informe completo se publicó el martes por la tarde, la FIFA aseguró que haría lo mismo “en aras de la transparencia”.

Zabivaka, la mascota oficial del mundial 2018 de la FIFA, apareció en banderas este mes en San Petersburgo, Rusia. CreditAnatoly Maltsev/European Pressphoto Agency

Aunque es una interpretación más bien generosa, es difícil entender, después de revisar los hallazgos de Garcia, por qué la FIFA no lo hizo público antes. Gran parte de la reputación de Infantino proviene de la imagen del reformador que requería una organización podrida. En las 430 páginas, Garcia muestra exactamente a qué se enfrenta; la falta de remordimiento, en Rusia y Catar, en respuesta a la publicación del informe demuestra la lentitud con la que avanzará el proceso.

Después de todo, este era un mundo donde, en un viaje a Tokio para evaluar la candidatura japonesa para 2022, a varios miembros del comité ejecutivo les regalaron cámaras digitales de vanguardia, con un valor cercano a 1200 dólares. Reynald Temarii, el delegado de Oceanía que fue desacreditado posteriormente, dijo que olvidó haber recibido una. En la FIFA, no existía la gratitud, solo la expectativa de tener más. Sus altos cargos no sabían ni el costo ni el valor de nada.

Infantino necesitará tiempo para cambiar esa cultura, para transformar a la FIFA en un lugar donde esas cuatro líneas que describían la candidatura de Holanda y Bélgica sean la regla y no la excepción. El informe de Garcia expone gran parte pero no todo lo que sucedía tras las sombras en la FIFA. Sin embargo, al hacerlo, muestra hasta dónde llegaron, a qué profundidad, y qué tan difícil será que penetre la luz.

Resulta tentador para la FIFA ver la publicación como el fin de algo. Si la FIFA en realidad va a cambiar, debe verla más bien como un inicio.

Anuncios

Acerca de mundonoticiasmanizalescaldas

Periodista de Manizales.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s